lunes, 25 de febrero de 2019

Cuando descrubrí la banda ancha -- en 1997

Estaba buceando en algunos antiguos archivos recientemente y hallé una columna que escribí para el Baltimore Business Journal hace 22 años, cuando era director general del medio.

De Peakoptical.com
La columna analizaba cómo la empresa que proporcionaba nuestro servicio de televisión por cable había instalado el cable de fibra-optica en el barrio.

De la noche a la mañana, este nuevo canal de distribución transformó un servicio torpe de conexión telefónica a internet en una autopista de la comunicación a la velocidad de la luz. Ahora, el tono hiperbólico de mi comentario suena un poco vergonzante, dado que se espera de los periodistas un cierto escepticismo ante los desarrollos tecnológicos. Pero visto desde otra perspectiva, el comentario acertaba completamente: La banda ancha era estupenda.

English version

La columna comenzaba con esta frase: "Las bibliotecas públicas podrían estar en peligro". Describí cómo utilicé este nuevo servicio para acceder a más información sobre un anunciante del periódico antes de participar en una reunión con su consejero delegado. Una gran parte de mis responsabilidades en esa época era supervisar la venta de la publicidad y mantener las buenas relaciones con los clientes. Era la cara pública del medio.

En la columna, contrastaba la investigación que había logrado en internet con aquella que se podía obtener en la biblioteca:

miércoles, 23 de enero de 2019

Lo que el dinero no puede comprar en los medios

Hay varias expresiones en inglés -el lenguaje del capitalismo-, que equiparan el dinero con algo real y fiable. "El dinero habla". "Muéstrame el dinero" (para demostrar tu compromiso). A estos agregamos una del castellano: "Fía en tu duro más que en amigo ninguno".

El modo en el que la gente obtiene y gasta el dinero suele revelar mejor su carácter, su ética o sus valores.

Atribuimos tanto significado al dinero y la manera en que expresa nuestros verdaderos valores que el historiador Yuval Noah Harari declara en su bestseller Sapiens: A Brief History of Humankind:
 "El dinero, entonces, es un sistema de confianza mutua, y no sólo cualquier sistema de confianza mutua: es el sistema más universal y más eficiente de confianza mutua jamás inventado". 
Por extensión, esta confianza en el dinero como la mejor medida del valor de todo en la sociedad moderna -desde la pérdida de un querido familiar (en un pago de una aseguradora), hasta el salario de un maestro o un CEO, pasando por el coste de un barril del petróleo-, nos ha llevado a confiar demasiado en los mercados como lugares donde se encuentran las mejores soluciones a todos nuestros problemas.

English version

En realidad, muchos estudios han demostrado que el mercado es capaz de dar gran valor a la desinformación, el sensacionalismo, los chismes o el entretenimiento (Pew, Reuters Institute, Science Advances) en lugar de concedérselo a otros bienes sociales, al menos si usamos como referencia los ingresos y las ganancias de la publicidad. Es cómo Facebook y Instagram ganan dinero.

Al poner tanta fe en la mano invisible de los mercados para dirigir nuestras decisiones importantes económicas, políticas o sociales, hemos subvalorado la importancia de la ética, la credibilidad, la confianza y la solidaridad comunitaria. (He visto algunos ecos de este tema en otras lecturas navideñas: una columna de David Brooks en el New York Times y libros como los de Jeffrey D. Sachs, The Price of Civilization: Reawakening American Virtue and Prosperity y Joseph E. Stiglitz The Euro: How a Common Currency Threatens the Future of Europe.)

viernes, 23 de noviembre de 2018

Hay nuevas fórmulas para crecer medios independientes

 Mis colegas docentes son expertos en la economía de la industria de los medios de comunicación, y hace poco tuvimos un animado debate sobre cómo revertir la crisis financiera del periodismo. El colapso del modelo de negocio de la industria está poniendo en peligro a la institución periodística –el Cuarto Estado, el contrapeso al poder–, al desechar periodistas y coberturas, especialmente en los medios locales.

Esta cuestión fue analizada recientemente por Ken Doctor, del Nieman Lab, en su informe "Newspapers are shells of their former selves. So who’s going to build what comes next in local?".

Doctor detalla una serie de iniciativas de medios con y sin fines de lucro destinadas a llenar el vacío en la cobertura de noticias locales que involucran a cientos de medios de comunicación. Pero las métricas estándar de la industria ya no parecen ser suficientes para cubrir las brechas a corto plazo sin cambios significativos en la forma en que los medios hacen su negocio. Así, comunidades enteras están perdiendo cobertura de noticias de cualquier tipo; un pilar de las instituciones democráticas.

English version
Versão em português

martes, 18 de septiembre de 2018

Un nexo informativo que enfrenta los poderes de LatAm


Huertas: apoyando a una nueva generación de periodistas
BOGOTÁ, Colombia -- Los medios informativos independientes de América Latina suelen carecer los recursos financieros para actuar como contrapeso de los poderes políticos y empresariales de la región.

Esta carencia ha impulsado cada vez una mayor colaboración entre medios independientes para multiplicar sus recursos escasos y permitir un planteamiento transfronterizo frente a las actividades de las multinacionales.

Un ejemplo es la plataforma de periodistas interesados en la investigación, Connectas.org, basada en Bogotá, que organiza actividades de capacitación, opera un centro de colaboración de periodistas de investigación (ConnectasHub), ofrece becas de hasta US $3.000 para apoyar reportajes, y divulga los proyectos de la región entre los medios internacionales.

English version

El fundador y director de Connectas, Carlos Eduardo Huertas, me dijo en una entrevista en su oficina que el objetivo de la plataforma es "consolidar una nueva generación de periodistas con capacitación en metodologías prácticas, que crean en el periodismo en profundidad, que crean en el periodismo de investigación".

"Uno de los puntos que más nos gusta enfatizar del trabajo que hacemos es resaltar el acompañamiento editorial que damos, en temas de seguridad, en fortalecer las formas de contar las historias, en divulgar las mismas a nivel regional y en armar comunidad". 

miércoles, 29 de agosto de 2018

Nuevo: palabrotas que periodistas deben decir sin ruborizarse

Este texto fue la base de la siguiente presentación en vídeo la Universidad de la Sabana, en Bogotá, Colombia. La presentación comienza en el vídeo a los seis minutos. 



Nuestra oportunidad hoy día es de crear el futuro del periodismo.

Pero para hacerlo, necesitamos ajustar algunas de nuestras actitudes. Debemos crear nuevos modelos de negocio para lograrlo. Y por eso, necesitamos aprender a decir ciertas palabrotas sin ruborizarnos.

Esta necesidad de aprender proviene de la naturaleza de este oficio que para muchos es una vocación. Nosotros los periodistas debemos mantenernos al margen de las influencias indebidas para preservar nuestra credibilidad.

Pero a veces esta necesidad nos ha hecho un tanto arrogantes y puritanos (me incluyo en esta crítica). Tendemos a vernos como miembros de un sacerdocio y portadores de una normativa ética especial que sólo unos pocos pueden cumplir.

Esta es una de las razones por las que tenemos problemas en el nuevo mundo del periodismo emprendedor, donde cada periodista puede lanzar su propio medio de comunicación. Si queremos fundar un medio, tenemos que empezar reconociendo que el periodismo es como un negocio, que alguien tiene que pagar las cuentas y que eso implica entrar en contacto con la primera palabrota: dinero.

1. Dinero. Necesitamos superar nuestros prejuicios sobre esta palabrota. Hablar de ganar dinero en un negocio periodístico nos hace ruborizarnos porque asociamos el dinero con temas sucios como el tráfico de influencias, grupos de presión, el soborno, la corrupción y otros temas cubiertos por el periodismo de investigación.



Pero el dinero es el combustible de cualquier organización periodística. Sin dinero, los periodistas no reciben un salario digno. No pueden comprar una casa, la ropa, los alimentos. Sin salarios para la gente capaz, no hay periodismo.

sábado, 30 de junio de 2018

Los científicos luchan por la credibilidad en internet

Los periodistas no son los únicos que reciben ataques de los usuarios digitales que cuestionan su credibilidad. Los científicos también deben lidiar con los bulos y las teorías de conspiración divulgadas por los ignorantes y los maliciosos.

Cuando la ciencia entra en la esfera de la política, el comercio o la religión, comienza la batalla.

En línea, la ciencia compite con los bulos.
En el siglo XVII, la Iglesia Católica condenó al astrónomo Galileo por declarar que la Tierra no era el centro del universo sino que giraba alrededor del Sol.

Mucho más reciente, la industria tabacalera durante décadas desacreditaba a los científicos y la investigación que mostraban la conexión entre el fumar y el cáncer. Ya en nuestros días, la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) ha usado las contribuciones a las campañas de los congresistas para convencerles de que no se recaben y publiquen datos sobre el número de personas asesinadas o lesionadas por las armas de fuego.

Y sólo por citar un caso más, la revista New Republic recientemente reveló cómo los líderes de la Agencia para la Protección del Medioambiente (EPA por sus siglas en inglés) están adoptando políticas que desacreditan las evidencias científicas sobre la contaminación del aire, evidencias que gustan muy poco a las industrias del carbón y del petróleo.

El cambio climático y las vacunas

Hoy día las redes sociales representan un importante campo de batalla para la credibilidad científica, aunque los mismos científicos aparentemente no se dan cuenta de ello. El formato popular del vídeo en línea desafía a los científicos, especialmente en los temas controvertidos como el cambio climático y las vacunas. Esto es lo que muestran las numerosas investigaciones que se analizan en la obra editada por Bienvenido León (un profesor y colega mío en la Universidad de Navarra) y Michael Bourk titulada "Comunicando la ciencia y la tecnología mediante el vídeo en línea: investigando un nuevo fenómeno mediático" (Communicating science and technology through online video: researching a new media phenomenon), (Routledge, New York, 2018, 140 pp.).

Los usuarios se convierten en los 'dueños' de los medios

Triviño: movimientos en lugar de productos
Alfredo Triviño ha trabajado en algunos de los más significativos proyectos de los medios digitales para las marcas globales. Sin embargo, quizá no sea un nombre muy conocido, a pesar de que estuvo siete años trabajando en distintos ámbitos directivos en News Corp., donde fue director de innovación, con el objeto de encontrar modelos de suscripción digital y las estrategias duraderas tanto comerciales como editoriales.

Triviño se graduó en 1999 de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, donde el servidor imparte clases.

Este año fue el encargado de dar la conferencia de clausura del congreso anual de la Sociedad Española de Periodística en Málaga, en la que habló sobre los desafíos de los medios digitales, el comercio electrónico y la publicidad.

English version

A continuación se resumen algunos de los cambios significativos que este veterano directivo observa en el horizonte:

Un cambio del modelo de periodismo "PLUS comercio" a periodismo "VERSUS comercio".  Es decir, estas actividades van a vivir en mundos separados. Durante décadas, la audiencia de los medios facilitaba la venta de la publicidad, y ambos lados de la relación comercial se beneficiaban y se dependían uno de otro. Sin embargo, en el futuro, la publicidad va a vivir en su propio mundo y los medios informativos se apoyarán cada vez más en los usuarios y menos en los anunciantes.

jueves, 24 de mayo de 2018

La credibilidad como la nueva moneda del periodismo: mi presentación en la SEP

James Breiner       Foto: José María Legorburu
Para los que asistieron al Congreso de la SEP en Málaga y querían ver todas las diapositivas de mi presentación, están disponibles en este enlace.

Un breve sumario.

Hay dos tendencias globales en el periodismo digital:

1. Los editores están haciendo un giro (pivot) hacia los usuarios, es decir, el antiguo modelo de negocio que dependía de la publicidad está muerto. La compra y venta de publicidad son controladas por el duopolio de Facebook y Google y por otros sistemas automatizados, como las redes de publicidad (ad networks). Los medios tradicionales no tienen la habilidad de duplicar esos sistemas que tienen más información sobre los usuarios de un medio que el medio mismo. Es el momento de quemar las naves. No podemos regresar a la publicidad.

2. Los usuarios buscan información confiable dentro de la inundación de desinformación y falsa información que encuentran sobre todo en redes sociales.
Dada la inundación de información que sufrimos, el antídoto es ganar y merecer una reputación de credibilidad a través de enfocarse en temas de importancia a los usuarios, interactuar con las audiencias (en lugar de predicar a ellas), transparentar las fuentes de ingresos y los inversores en el medio y, más que nada, practicar un periodismo de investigación que exige una rendición de cuentas de los poderosos.

Nuevos géneros: Un cortometraje animado en el que un periodista mexicano narra la historia de cómo  los narcotraficantes le secuestraron y torturaron.




domingo, 13 de mayo de 2018

El público sí paga por un periodismo independiente

La gente paga para apoyar al periodismo independiente de Talking Points Memo. 
Josh Marshall comenzó como bloguero de la política en 2000, convirtió sul blog en un negocio en 2003, ganó el Premio George Polk  y ha logrado mantener su independencia durante todos los altibajos del periodismo digital.

Por lo tanto, sus reflexiones sobre cómo ha hecho la transición de un modelo de negocio dependiente de la publicidad a uno en el que más de la mitad de los ingresos provienen de suscripciones tienen una cierta autoridad.

Marshall habló del modelo evolucionando de negocio de su sitio digital, Talking Points Memo, en un podcast de 47 minutos con el editor de Digiday, Brian Morrissey. Entre las observaciones que hizo y que podrían ser más relevantes a los potenciales periodistas emprendedores están las siguientes:

  • Los sitios de noticias independientes no pueden depender más del logro de una gran escala para generar ingresos mediante la publicidad. Necesitan una fuerte relación con sus usuarios. Muchas de las organizaciones de noticias que poseen audiencias masivas no podrán hacer la transición a un modelo de suscripciones porque no tienen una fuerte relación con sus usuarios.
  • Muchos de los 26.000 suscriptores a TPM, que proporcionan más de la mitad de sus ingresos, han expresado que pagan porque apoyan a la misión del medio, que a su vez "aprovecha el conocimiento de sus lectores para elaborar la noticia". El lema de la venta del producto Prime de $50 al año es "que sientas la peculiar y cálida alegría de apoyar al periodismo independiente".

lunes, 16 de abril de 2018

Iñaki Gabilondo: "Los medios sobrevivirán mediante independencia, solvencia, honestidad y calidad"

"Lo que pasará va a ser determinado por lo que hagáis, lo que no hagáis y lo que permitáis". Foto de la Universidad

El icono del periodismo español que se llama Iñaki Gabilondo regresó a su alma mater, la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, el 10 de abril con un mensaje inspirador y optimista.

El anfitrión de La Voz de Iñaki en El País y la Cadena Ser animó a los 400 alumnos y profesores a crear un futuro mejor para el periodismo.
"El futuro no está escrito. La pregunta '¿qué va a pasar?' es una pregunta inapropiada. La pregunta apropiada es, '¿qué vamos a hacer?' Lo que va a pasar va a ser determinado por lo que hagáis, por lo que no hagáis y por lo que permitáis que se haga".
A pesar de todos los problemas de los medios de comunicación -desde el colapso del negocio hasta la pérdida de credibilidad y los bulos en las redes sociales-, Gabilondo afirmó que la clave de la supervivencia del periodismo se queda en los valores: la independencia, la solvencia, la honestidad y el compromiso a la calidad.