Wednesday, May 19, 2010

Modelos de financiamiento en construcción en Washington y Hawaii

Esta columna de Rick Edmonds es condensada y traducida del original en inglés.

Por Rick Edmonds, Poynter Institute


En algunas semanas recibiremos una respuesta actualizada a la pregunta del millón en la industria mediática: Si usted estuviera lanzando un medio noticiero desde cero, ¿cómo se vería?

El lanzamiento de Civil Beat de Pierre Omidyar, el fundador de eBay, a principios de este mes en Honolulu y de TBD de Allbritton Communications en junio en Washington tienen elementos parecidos a otros nuevos medios de comunicación digitales: ambos tienen un énfasis marcado en contenidos generados por el público y una divergencia clave en sus modelos de negocios.

Invierten más en los periodistas

Ambos existen sólo en línea y por lo tanto pueden evitar los costos tradicionales de un periódico. Como MinnPost, Voice of San Diego y ProPublica, estos dos nuevos medios dirigirán sus recursos -- probablemente el 65 al 85 por ciento -- a la cobertura de noticias.

En los periódicos tradicionales, la proporción es la opuesta -- alrededor de 15 por ciento a la parte editorial, 50-60 por ciento a la producción y la distribución, y el resto a las ventas de publicidad y la administración.

Ambos nuevos medios escogieron editores con mucha experiencia en los medios tradicionales. John Temple, que edita Civil Beat, era editor y director general de Rocky Mountain News por más de una década hasta que cerrara hace un año.

Jim Brady, editor de TBD, editó el portal del Washington Post por más de cinco años. Esta nueva empresa le da la oportunidad de crear un sitio local a su manera, sin la fricción constante con una redacción atascada en el pasado.

Todavía se necesita el juicio de experiencia

Al mismo tiempo veo los nombramientos como confirmación de la relevancia en cualquier nuevo medio del juicio periodístico, los altos estándares y las habilidades de organización.

Han escogido sus áreas de especialización. Estos nuevos medios dejan la cobertura de los deportes y la policiaca a los demás.

Civil Beat comienza con cinco fuentes: la ciudad de Honolulu, el estado de Hawaii, educación, tierra y dinero.

El TBD, según dijo Brady a mi colega Steve Myers, mezclará las noticias metropolitanas más importantes para toda Washington, así como cobertura hiperlocal barrio por barrio. Al inicio Brady no planea mucha cobertura de la educación o de los negocios.

Apuntan a desarrollar una masa crítica desde el principio. Una parte de un lanzamiento es tener un perfil lo bastante alto como para llamar la atención, dado que el propósito es servir a una ciudad grande o un estado entero.

Redacciones relativamente pequeñas

Civil Beat comienza con nómina de 12 personas y el respaldo notable del multimillonario Pierre Omidyar. TBD comenzará con nómina de alrededor de 50, y los bolsillos profundos de Albritton Communications así como el prestigio de su sitio afiliado, Politico.com.

Me resalta qué tan importante es el rol de los usuarios y los comentarios en ambas nuevas empresas.

Civil Beat señaló sus intenciones por llamar a sus nuevos periodistas como "reporteros-anfitriones". El significado fue obvio cuando el sitio comenzó a publicar noticias el 4 de mayo. Cada nota era seguida por una discusión. Los especialistas de varios temas obviamente tenían responsabilidad tanto de reportear como de moderar la discusión que seguía.

Mucho del contenido de Civil Beat está detrás de un muro que requiere suscripción. Pero el sitio y su diseño sugieren que Temple y Omidyar hayan hecho avances importantes en crear una plaza pública virtual, que es atractiva a las fundaciones sin fines de lucro.

El diseño de los contenidos de usuarios en TBD está por determinarse cuando el sitio sea lanzado. Sin embargo, Brady ha señalado la importancia de ello al contratar al veterano Steve Buttry como director de involucramiento de la comunidad.

Un sitio cobra, otro depende de publicidad geográficamente enfocada

Pese a sus características comunes, incluso que ambos son lucrativos, los sitios tienen modelos de negocios a polos opuestos. Civil Beat, al menos al principio, planea cobrar $19.95 USD al mes por suscripción. Omidyar ha provisto el capital inicial pero cree que sus inversiones filantrópicas deben ser negocios sostenibles.

¿Por qué una tarifa tan alta? Primero, los suscriptores (miembros) que pagan esta tarifa serán comprometidos de manera que participen en las discusiones en línea. Segundo, la tarifa sustantiva señala que "el reportero trabaja para la comunidad". Tercero, sugiere un compromiso compartido a mantener una comunicación civil.

Se preguntó a Temple si la tarifa es exclusiva y propensa a generar una audiencia élite y adinerada. Respondió que la tarifa se estableció para estar al nivel de una suscripción al diario, el Honolulu Advertiser.

Una parte no obvia del plan de Civil Beat es que tiene funciones amigables a una gente acostumbrada a transacciones mediante la tecnología en sitios como eBay y PayPal. Por eso la facilidad de uso, la conexión rápida y la improvisación tecnológica en momentos oportunos serán parte del paquete para usuarios.

TBD tiene modelo más convencional, con contenidos gratuitos y publicidad geográficamente dirigida. Una aplicación para teléfonos móviles será gratuita al principio, pero Brady dijo que hay posibilidades de cobrar por aplicaciones tales como reportes sobre el tráfico en tiempo real.

Estos dos modelos diferentes, con sus dueños tan diferentes, podrían responder a la pregunta más frecuente: ¿Cuál es el modelo emergente para medios digitales? Está en construcción, o al menos depende del mercado particular y los objetivos de los fundadores. Es probable que persista esta incertidumbre por un tiempo.

No comments:

Post a Comment